Cuando tenemos vivienda para alquilar, tenemos la costumbre de recoger y poner todos los muebles viejos que ya no utilizamos; ya no nos sirve y no queremos gastar y por eso lo ponemos en el piso para alquilar. El sofá pasado de moda, el colchón incómodo, las cortinas de color estridente, cosas de propaganda …. Pensamos que tampoco está tan viejo y cómo no nos van a cuidar las cosas, no es necesario invertir nada en la propiedad.

Y nos equivocamos de lleno; ¿quién alquilará un piso en estas condiciones?¡ Somos los primeros en poner las cosas que no queremos! ¿Si tú no lo quieres, crees que interesará alguien?

Seguramente interesará a alguien que no tiene el perfil que tú buscas; inquilinos que no cuidarán el piso o bien que no pagarán lo que tú deseas. O tal vez será un piso que tendrá mucha rotación de inquilinos, será un “piso puente” mientras encuentran algo mejor y esto provocará una pérdida de tiempo y de dinero para ti.

Si tú buscaras un piso, no te quedarías con el tuyo; seguramente pensarías que los propietarios te están infravalorando y a nadie le gusta un desprecio. A final, a todo el mundo le inquietan los deseos; nos interesa aquello que nos hace sentir bien; nos gusta aquello que es más cómodo y bonito; nos despierta deseo aquello que creemos que nos merecemos y el home staging te da todo lo necesario para que así sea.

¡Saca beneficio de tu propiedad! ¡Destácalo de los demás inmuebles! ¡Tú y tu piso os lo merecéis! Si quieres que lo valoren, ¿por qué no eres el primero en hacerlo?